7 mar. 2015

8 de Marzo: Día de la mujer trabajadora

Hace ya más de un siglo las mujeres trabajadoras empezaron a ser partícipes de sus propias desigualdades simplemente por el hecho de serlo y empezaron a llevar a cabo luchas y a organizarse para establecer sus líneas políticas. Hoy, seguimos en la misma lucha ya que aún  habiendo conseguido mucho gracias a aquellas luchadoras, aún no hemos alcanzado el objetivo pleno de igualdad por lo que aún queda mucho más por transformar para que podamos gozar de un verdadero trato igualitario entre hombres y mujeres.

8M_EemEn el plano general, debemos destacar la doble explotación que sufre la mujer, en el ámbito doméstico y en el laboral. Esta afirmación la podemos comprobar en datos como el de que, las mujeres, tenemos que cotizar 11’5 años más para cobrar la misma pensión que los hombres, o el de que el 90% del trabajo doméstico lo realizamos nosotras, obligándonos por ello a optar por trabajos temporales o de media jornada.

Las desigualdades son, y con el estallido de la crisis económica, cada vez más pronunciadas en detrimento de nosotras las mujeres en el ámbito laboral. Sabemos que sólo podemos combatirlas con la unidad de todas las trabajadoras en las calles, y por ello tenemos muy claro la necesidad de ponernos en marcha.

En el ámbito de los centros de estudios y de la juventud, es alarmante la creciente alienación por parte de las jóvenes, como nos convierten en objetos y nosotras somos partícipes de ello. Resultan de tremenda gravedad los datos de los últimos acontecimientos debido a las altas tasas universitarias que se nos imponen obligando a muchas jóvenes a la prostitución para poder pagar la matrícula y así finalizar los estudios. Se ha calculado que el 30% de las prostitutas que empezaron a ejercer en 2012 tenían entre 18 y 24 años.

El patriarcado está presente en todos los ámbitos de la sociedad y en la educación no estamos tampoco exentos de él, en las aulas desde primaria, hasta la universidad, pasando por las enseñanzas medias. No podemos dejar que siga avanzando la desigualdad de género en el ámbito educativo, un claro ejemplo es la escasa tasa de mujeres catedráticas en la universidad o el hecho de que la mayoría de docentes de primaria y preescolar sean mujeres, hecho que evidencia la gran relación que existe entre las mujeres y los cuidados y la atención de los más pequeños y pequeñas.

Así mismo, no debemos obviar la dependencia en aumento de las mujeres jóvenes. La última medida del gobierno en este sentido ha sido imponer un ley por la cual las mujeres menores de 18 años no pueden abortar sin el permiso de sus padres, madres o sus tutores legales.

Desde Estudiantes en Movimiento animamos a todas las estudiantes sean de donde sean a participar en la lucha por la igualdad, en la lucha del feminismo. Debemos crear generaciones de mujeres insumisas, mujeres que no nos vamos a conformar con la desigualdad existente,  tenemos que organizarnos en los centros de estudios y en las calles y denunciar públicamente todos estos estos ataques.

¡EN EL TRABAJO, EN LAS AULAS Y EN LAS CALLES, LUCHAMOS POR LA IGUALDAD!

No hay comentarios:

Publicar un comentario